Yo levante la cabeza, el mar estaba cubierto por una densa faja de nubes negras y  la tranquila corriente que llevaba a los últimos confines de la tierra fluía sobriamente  bajo el cielo cubierto… Parecía conducir directamente al corazón de las inmensas tinieblas.
El corazón de las tinieblas.
Joseph Conrad.

Yo levante la cabeza, el mar estaba cubierto por una densa faja de nubes negras y  la tranquila corriente que llevaba a los últimos confines de la tierra fluía sobriamente  bajo el cielo cubierto… Parecía conducir directamente al corazón de las inmensas tinieblas.

El corazón de las tinieblas.

Joseph Conrad.